SUGERENCIA DE TRABAJO INTERNO Julio, 2020.

 

Usaremos la energía del día para reconocer que la compasión nos abre el corazón y nos hace felices; parte IVl.

 

Nos inspiraremos en un artículo de la psicóloga, Adriana Reyes Zendrera.

 

4 pasos para desarrollar la compasión.

 

Si queremos percibir el sufrimiento ajeno y ejercitar la autocompasión va a ser necesario entrenar la manera de percibir el sufrimiento. Lo único que necesitamos es fijarnos, darnos cuenta, de que no estamos solos, que hay personas que necesitan ayuda. Es decir, no mirar para otro lado. Esto implica que al entrar en contacto con el sufrimiento ajeno podemos sentirnos desbordados por nuestras emociones. Esta será nuestra segunda tarea, aprender a gestionar las emociones que nacen nosotros cuando actuamos guiados por la compasión.

 

Percibir el sufrimiento

Percibir el sufrimiento propio y ajeno es el primer paso para sentir compasión. Para ello vamos a tener que abrir nuestro corazón, así podremos entrar en contacto con nuestras emociones. Por ejemplo, si estamos por la calle y vemos que alguien está sufriendo pararnos un momento para poder percibir ese sufrimiento, en vez de pasar de largo, como si no fuera con nosotros.

 

Evaluar el sufrimiento ajeno

Es importante, practicar la mirada sin juicio, porque si no, la compasión no surgirá dentro nuestro. Tampoco aparecerá si no hemos hecho el paso previo de percibir el sufrimiento. Por ejemplo, si pensamos que la persona se merece su sufrimiento, entonces es posible que la compasión no aparezca.

 

Sentir plenamente la emoción

Abrirnos a la emoción significa permitirnos sentir todas las emociones, aunque a veces nos produzcan sufrimiento y un poco de malestar. Si nos dejamos llevar por la compasión, vamos a poder contactar con un sentimiento de bondad.

 

Por ejemplo, si vemos por la televisión una noticia que nos impacta, permitirnos llorar, y no bloquearlo. De esta forma vamos a poder sentirnos más libres cuando sentimos compasión.

 

EJERCICIO DE ATENCIÓN PLENA: Respiro SIETE VECES profunda, suave y conscientemente; disfruto de mi silencio y coopero con mis sentidos para sincronizarme con mi sabiduría interna, y darme cuenta que SER COMPASIVO puede ayudarme a conectar con los demás. 

 

EJERCICIO DE ESCRITURA. 3 minutos.

Descubro tres condiciones INTERNAS que NO ME PERMITEN PERCIBIR EL SUFRIMIENTO DE LOS DEMÁS.

1.__________________________

2.__________________________

3.__________________________

 

ME REGALO 3 MINUTOS.

Pasar a la acción

Una vez podido percibir el sufrimiento ajeno, evaluar cuán grande es, y sentirlo sin censura, nos toca actuar para que no quede todo en un sentimiento interno. Por ejemplo, ponernos manos a la obra para intentar aliviar el sufrimiento de nuestro amigo o familiar, y darle ese apoyo emocional que tanto necesita.

 

¿Qué herramientas pueden ayudarme “a pasar a la acción”?

1.__________________________

2.__________________________

3.__________________________

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
1
Hola, En que podemos apoyarte?