El MIEDO es lo que realmente te enferma. 

 

SUGERENCIA DE TRABAJO INTERNO para Octubre, 2020.

 

Usaremos la energía del día para reflexionar que en realidad enfermamos de miedo; parte II y final.

 

Nos inspiraremos en un texto publicado en epidemiología sociocultural, a través de Carlos Solrac Pussetto.

 

¿Y cómo tener confianza cuando se está enfermo?

Necesariamente llegaremos al conocimiento, el mismo que provee la fe, porque solo se cree en algo cuando se conoce. 

 

Observe que quiere decirle su cuerpo, observe como se ha curado en diversas ocasiones. 

 

Observe que en cuantas curaciones milagrosas que ha visto, la confianza es incondicional, es por eso que muchas veces un curandero logra más que un médico, pues el curandero trabaja con la confianza de los pacientes.

 

La mayoría de los enfermos conocen más de su enfermedad que de el poder de regeneración de su cuerpo, la mayoría al sentirse alejados de sus cuerpos y sobretodo del físico en una enfermedad, pierde la comunicación con el y deja entrar el miedo al igual que la gente que lo rodea.

 

Observe la naturaleza, cuando algo va a morir todos los cuerpos colaboran, porque la muerte no sorprende a nadie y es un merecido descanso que da paso a nueva vida. Antes de eso, cuando no es natural, el cuerpo solo necesita que se recobre el equilibrio, que vuelva el corazón a tener el mando y que termine de una vez con el miedo.

 

Pida afuera, a la fuente y pida adentro, a la parte de ella que tiene en su interior y en cada una de las células. 

 

Aleje el temor y restablezca la confianza en su organismo, si viviéramos solo de lo que comemos todos estaríamos enfermos. Se vive de confianza, de certeza en el camino y de amor sin temor. 

 

El enfermo se cura cuando restablece su fe, pero la fe nunca ha sido ciega, es sabia y está siempre a su disposición. 

 

Regrese a la naturaleza y lo que le ofrece, desintoxique su organismo de emociones negativas y déjelo actuar. Somos luz y sombra en perfecta armonía, no las ponga a luchar en su cuerpo, su más sagrado templo, no niegue nada, no oculte nada, déjelo pasar, permanezca limpio, permanezca sano.

 

EJERCICIO DE ATENCIÓN PLENA: Respiro SIETE VECES profunda, suave y conscientemente; disfruto de mi silencio y coopero con mis sentidos para sincronizarme con mi sabiduría interna, y darme cuenta que mi salud integral es el resultado de cómo atiendo y apapacho mis cuerpos físico, mental, emocional y espiritual.

 

EJERCICIO DE ESCRITURA. 3 minutos.

Detecto tres “situaciones personales que no me permiten” apapacharme integralmente:

1.__________________________

2.__________________________

3.__________________________

 

ME REGALO 3 MINUTOS.

¿Qué herramientas pueden ayudarme a “honrar mis cuatro cuerpos divinos”?

1.__________________________

2.__________________________

3.__________________________

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
1
Hola, En que podemos apoyarte?