Siembra Armonía en ti mismo 

 

La sugerencia de trabajo interno para el Hoy y Ahora.

Enfocaremos la energía del día para sembrar armonía en nosotros y aprender a querernos.

Ejercicio frente al espejo
Aquí estoy, frente al espejo, confrontando esta situación… observándome y sintiéndome, que de otra manera, me cuesta tanto… En silencio, me observo a través de la imagen que me devuelve y me veo. Una combinación de lo mismo y lo diferente de cada ser humano, pero siempre auténtica e irrepetible, así eres tú, así soy yo.

Me dispongo a viajar hacia lo más recóndito de mi ser, para sincerarme conmigo y darme todo el amor que tantas veces se me olvida y espero que sean otros los que me lo ofrezcan en mi lugar, decepcionandome porque no sucede de la manera y la forma que yo pretendo.

Y es que, ya lo decía Oscar Wilde

“La mejor historia de amor es la que se tiene con uno mismo”.

¡Me quiero como soy!
He buscado este momento a solas conmigo para decirme lo que nunca me he dicho y comienzo:

Me quiero…
me suena raro e indescriptible, pero continúo, será la falta de costumbre y habrá que ponerle más entusiasmo.

¡Me quiero!
Porque soy una persona única e irrepetible, no hay nadie como yo, al igual que no hay nadie como tú. Podremos tener algunas cosas en común, pero no somos iguales entre nosotros.

¡Me quiero!
Al igual que quiero todo aquello que sale de mí y lo que contengo, aunque haya veces que sea poco consciente.

¡Me quiero!
Me quiero como soy, con mis virtudes y mis defectos, mis cualidades potenciales y aquellas que aun tengo que pulir.

¡Me quiero!
Me quiero a mí, y con ello van implícito, que quiero a todo mi cuerpo, como es y lo que puedo hacer con él. Lo que percibo, lo que escucho, lo que siento, lo que saboreo y lo que huelo.

¡Me quiero!
Quiero a mi mente, a todos los pensamientos que se originan en ella y los sentimientos que nacen, cualesquiera que sean.

¡Me quiero!
Y me acepto, para así poder dar paso a conocerme de la forma más sincera y sutil que puedo. Y así poder buscar las soluciones con esperanza y valor, para cada una de mis dificultades, si es que se puede, si no acepto las posibilidades infinitas que la vida me quiera presentar.

Como decía Pierre Corneille:
«El amor propio es la fuente de todos los amores.»

EJERCICIO DE ATENCIÓN PLENA: Respiro siete veces profunda, suave y conscientemente; disfruto de mi silencio y coopero con mis sentidos para sincronizarme con mi sabiduría interna y darme cuenta que cada día es una oportunidad para ser un maestro del <quererme>. Mejorar lo que hago en cada oportunidad que se me presente es armonizar mi andar por la vida*.

Ejercicio de escritura; 7 minutos.
Detecto cinco acciones contrarias a quererme.
1._________
2._________
3._________
4._________
5._________

Me regalo 7 minutos.
Escribo acciones sencillas y prácticas para manifestar que me quiero, que me apapacho.
1._________
2._________
3._________
4._________
5._________Hoy es un buen día para renacer en mi paz.

 

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
1
Hola, En que podemos apoyarte?